Antes de poner tu casa en alquiler es conveniente dejarla en unas condiciones óptimas. Por varios motivos. Primero porque de ese modo va a resultar más sencillo encontrar gente que quiera vivir en ella. Y si hay mucha demanda, es decir, mucha gente que está dispuesta a mudarse allí, su valor será mayor. Así como la mensualidad que tú podrás conseguir. Y segundo, porque los inquilinos que finalmente se hagan con ella estarán más felices viviendo allí. Y créeme cuando te digo que tener unos inquilinos felices tiene muchas ventajas. Salvo excepciones, van a dar muchos menos problemas y van a durar más tiempo. Así que sigue leyendo para descubrir cómo preparar una casa para alquilar.

Reparar los pequeños desperfectos

Siempre es conveniente antes de poner una casa para alquilar hacer todos los arreglos y reparaciones necesarios. E incluso darle un lavado de cara. Tanto si es la primera vez que a vas a alquilar como si se acaban de marchar unos inquilinos y estás a la búsqueda de otros, aprovecha que la casa está desocupada para ponerla a punto. Va a ser más fácil y menos molesto hacer reparaciones ahora que cuando ya haya alguien ocupándola.

Aprovecha para comprobar que todas las instalaciones de la casa funcionan correctamente.

Comprueba la calefacción, el aire acondicionado, los electrodomésticos, los grifos, los desagües, el sellado de las juntas de la bañera, las cerraduras, los enchufes, etc. Revisa también las ventanas, las puertas y los cajones de los muebles y armarios, engrasa las bisagras de las puertas de cada habitación… Mejor dedicar ahora una mañana que no tener que venir varias veces más adelante a solucionar diferentes problemas.

Si tú no puedes solucionar alguna de las reparaciones, comprueba si tu seguro de hogar tiene incluido algún servicio.

Por ejemplo, el seguro de hogar de Mapfre cuenta con un servicio de reparación gratuito de electrodomésticos y dos “bricolajes” al año. Se trata de un servicio por el que se hacen cargo de pequeñas reparaciones. Por ejemplo, colgarte cuadros o estanterías, colocarte una lámpara, etc.

Y no olvides también cuestiones estéticas, como cambiar una caja de enchufes que esté rota, asegurar un azulejo que esté medio caído o incluso dar una mano de pintura si la casa ya lo necesita.

La limpieza a la hora de preparar una casa para alquilar

Normalmente, por lo menos yo lo hago así, cuando te mudas a una nueva vivienda, la limpias bien a fondo antes de instalarte. Quizá es por eso que muchos propietarios no entienden que es conveniente entregar la vivienda limpia y en buenas condiciones. Pero es algo que te va a ayudar a la hora de enseñar la casa. Y dará una buena imagen de ti como “casero”.

Limpiar como parte del proceso de preparar una casa para alquilar

Limpiar la casa antes de alquilarla suele ser más sencillo de lo habitual puesto que suele estar más vacía. Una buena limpieza puede llevar cuatro horas. Así que si quieres buscar a alguien que lo haga por ti, no te va a costar demasiado dinero. Y a buen seguro va a merecer la pena la inversión.

Y cuando ya esté limpia, no dejes de darle un toque de ambientador para hacerla más atractiva a las visitas.

Muebles y decoración a la hora de preparar una casa para alquilar

Con la casa ya sin desperfectos y limpia, hay que decidir si quieres dejar algún mueble. O si prefieres alquilarla vacía y que sean los inquilinos quienes traigan sus muebles.

Para viviendas amuebladas nuestra recomendación es dejar muebles en buen estado. No hace falta que sean nuevos, pero no se debe, como se hace muy a menudo, dejar lo que ya no quieres porque está medio destrozado.

Deja tan sólo lo básico, sin recargar la vivienda, ya que es mejor que se vea espacioso.

En general se suelen dejar las camas, armarios o muebles de almacenaje y mesas y sillas. Pero cada persona interesada en alquilar tu casa va tener unas necesidades diferentes. Así que en este aspecto no se puede generalizar.

Es conveniente, aunque en ocasiones complicado si no se dispone de trastero donde poder guardar cosas, ser flexible y ajustarse a las necesidades del futuro inquilino. Habrá quien posea algo de mobiliario y antes que perderlo deseará llevarlo a la vivienda.

Por último, se le puede añadir algún toque decorativo (como algún cuadro) que haga todavía más atractiva para un futuro inquilino la vivienda. Pero procura que sea de un estilo neutro. No puedes saber de antemano los gustos de quien va a entrar a ocupar la casa.

Logotipo MADRID PRO

En resumen, no subestimes la importancia que tiene el preparar previamente una casa para alquilar. Con un pequeño esfuerzo se puede conseguir alquilar la vivienda en menos tiempo e incluso lograr aumentar el valor de la misma.

Ahora que ya conoces cómo preparar una casa para su alquiler, descubre el resto de pasos que tendrás que dar para alquilar un piso en Madrid, con nuestra completa guía para propietarios que alquilan.

Llámanos al teléfono 696 71 05 72 si quieres que te ayudemos con el alquiler de tu piso en Madrid.

5/5 (1 Review)
Comparte si te ha parecido interesante